Bienvenido

Iniciar sesión
Imprimir

Cipreses en peligro

INFORME
CIPRESES EN PELIGRO
Ing. Agr. Raúl Zapata y Ing.Agr. Marcela Gally
Cátedra de Fitopatología. FAUBA

A partir de mediados de 2002 se ha desencadenado una problemática en casi todas las especies del género Cupressus y afines como Juniperus y Thuja, que se ha extendido con características epidémicas en distintas regiones de nuestro país con graves consecuencias.


En la Cátedra de Fitopatología de la FAUBA hemos recibido numerosas consultas y analizado material enfermo de Capital Federal, Gran Buenos Aires, Partido de la Costa , San Luis, Córdoba, Entre Ríos e, incluso, de la R.O. del Uruguay. Además nos han manifestado la misma inquietud de La Pampa , Viedma, Esquel y Mendoza.


La sintomatología comúnmente observada consiste en el atizonamiento de ramitas jóvenes que se tornan de color pardo y luego grisáceo y generalmente quedan péndulas. Las mismas se cubren, en algunas ocasiones, de fructificaciones de hongos.


Ocasionalmente es posible observar pequeños cancros en la base de estas lesiones. La severidad del cuadro puede alcanzar niveles que signifiquen la muerte del ejemplar afectado.


Al comenzar los primeros estudios se especulaba con la posible vinculación de la patología con el ascenso de las napas motivado por el crecimiento de las precipitaciones en los últimos dos años.
La gran diversidad de puntos geográficos del país con características muy distintas en cuanto a ubicación y movimiento de cursos de agua subterránea, donde se presenta el mismo cuadro, descarta ese fenómeno como causa fundamental de la sintomatología si bien puede ayudar a su manifestación.


Algunos investigadores han vinculado la sintomatología descripta con la presencia de pulgones y ácaros, que al alimentarse facilitan la entrada de patógenos. Sin embargo en la totalidad de las numerosas muestras analizadas en el Laboratorio de Sanidad Vegetal de la FAUBA , se han detectado estas plagas con muy poca frecuencia y muy baja densidad.

 

Nuestros resultados de los análisis de laboratorio han demostrado la presencia de varios hongos fitopatógenos, con frecuencia variable, correspondientes a los géneros Sphaeropsis, Phomopsis, Macrophoma, Pestalotiopsis y Botryosphaeria

 

Todos ellos están citados en la bibliografía internacional como agentes patógenos causantes de tizones, die-back y cancros en algunos casos. En el caso de Pestalotiopsis aparece en ramitas debilitadas y, con frecuencia, en aquellas infectadas previamente por otros patógenos. Curiosamente, en ninguna de las muestras hemos podido detectar la presencia de Seiridium cardinale, un hongo patógeno conocido por los graves daños que causa en particular en cipreses Lambertiana y que produce una sintomatología parecida.


Seguramente las condiciones de alta humedad relativa y la inusualmente prolongada sucesión de días fríos de la primavera del 2002, han favorecido los altos niveles de infección observados.
Es importante estar atento a la aparición o agravamiento de síntomas, y realizar un diagnóstico certero de los agentes causales, ya que de no encararse un control de este problema, la severidad irá en aumento año tras año, hasta niveles irreversibles.


Para enfrentar este nuevo cuadro descripto hemos propuesto un manejo integrado que combine prácticas culturales, como la remoción y quemado de ramas secas, las cuales funcionan como fuente de inóculo para sucesivas infecciones, con tratamientos químicos que alternen fungicidas sistémicos con protectores durante la primavera y el otoño El uso de fertilizantes y abonos ayuda a la reposición del follaje.


Muchos de los árboles tratados de esta manera han respondido revirtiendo los síntomas. Pero es apresurado concluir que el manejo indicado es eficaz ya que también se han modificado las condiciones ambientales durante el verano y probablemente se haya interrumpido el ciclo infectivo.

Buscar